Consejos y Normas

Consejos Útiles

El clima es templado, cálido y húmedo con una temperatura media anual de 20º C con inviernos suaves y veranos muy calurosos. La época de lluvias se registra en otoño y verano. Cualquiera sea la época en que visite la región, siempre es recomendable llevar protección para insectos

La primera hora de la mañana y el atardecer son los momentos en que los animales despliegan mayor actividad; son los mejores horarios para observar la fauna y sus costumbres.

Una de las características de la comunidad de Carlos Pellegrini es la cordialidad de su gente. Pregunte, consulte, investigue, observe y conserve. Queremos atenderlo y que nos recomiende.

Normas de Conducta

Consejos prácticos para que Ud. Sr. turista se concientice de lo que “debe o no” hacer en Colonia Carlos Pellegrini y por qué sus acciones pueden poner en peligro la riqueza biológica del lugar.

Las «Diez recomendaciones para un turismo sostenible»son:

  • Elija aquellos proveedores que le ofrezcan garantías de calidad y de respeto a los derechos humanos y al medio ambiente. Contrate servicios debidamente habilitados.

  • Utilice los recursos naturales, como el agua y la energía, con moderación. Recuerde que son bienes escasos.

  • Trate de minimizar la generación de residuos. Son una fuente de contaminación.

  • Cuando tenga que deshacerse de un residuo, hágalo de la manera más limpia que le facilite su lugar de alojamiento.

  • En un espacio natural procure que la única huella que deje atrás sea la de su calzado.

  • Este es un ecosistema sensible, infórmese de cómo hacer para causar el menor impacto posible y no degradarlos.

  • Al comprar regalos y recuerdos busque productos que sean expresión de la cultura local. Favorecerá la economía de la Colonia y la diversidad cultural.

  • No adquiera flora y fauna protegida por el Convenio de Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), ni productos derivados de dichas especies. Es un delito y contribuye a su extinción.

  • Disfrute conociendo nuestra cultura, costumbres, gastronomía y tradiciones. Respételas y acérquese a ellas, tienen mucho que contarle.

  • Trate de contribuir con su presencia al desarrollo de un turismo responsable y sostenible, construyendo con su viaje un planeta más saludable y solidario.

El turista y viajero responsable

Los viajes y el turismo deben concebirse y practicarse como un medio de desarrollo personal y colectivo. Si se llevan a cabo con una mente abierta, son un factor insustituible de autoeducación, tolerancia mutua y aprendizaje de las legítimas diferencias entre pueblos y culturas y de su diversidad.

Todos tenemos una función que cumplir en la generalización de unos viajes y un turismo responsables. Los gobiernos, las empresas y las comunidades deben procurarlo sin duda por todos los medios, pero usted también, en su calidad de visitante, puede apoyar sensiblemente este objetivo de muchas maneras:

  • Ábrase a las culturas y tradiciones distintas de las suyas: su experiencia se verá transformada, usted se ganará el respeto de la población local, y ésta lo acogerá más fácilmente. Sea tolerante y respete la diversidad; observe las tradiciones y las prácticas sociales y culturales del lugar.

  • Respete los derechos humanos. Cualquier forma de explotación vulnera los objetivos fundamentales del turismo.

  • Ayude a conservar el entorno natural. Proteja la flora y la fauna silvestre y su hábitat, y no compre productos elaborados a partir de plantas o animales en peligro.

  • Respete los recursos culturales. Las actividades turísticas deben practicarse con respeto por el patrimonio artístico, arqueológico y cultural.

  • Su viaje puede contribuir al desarrollo económico y social. Compre artesanía y productos locales para apoyar la economía del lugar, y aténgase a los principios del comercio justo. Cuando regatee, tenga presente el concepto de salario justo.

  • Antes de salir de viaje, infórmese sobre la situación sanitaria efectiva de su destino y sobre el acceso en él a servicios consulares y de emergencia, y asegúrese de que su salud y su seguridad personal no correrán peligro. Cerciórese de tener cubiertas allí sus necesidades específicas (alimentación, accesibilidad o atención médica) antes de decidirse a viajar a un destino determinado.

  • Reúna toda la información posible sobre su destino, y dedique tiempo a entender sus costumbres, normas y tradiciones. Evite los comportamientos que puedan ofender a la población local.